DESTACADO
DESTACADO

Problemas de aparcamiento y transporte público en Riscos Negros

Redacción - domingo 24 enero 2021 12:13 PM

Los vecinos de Riscos Negros son unos de los grandes olvidados del Distrito, llevan años soportando esta situación intentando lidiar entre ellos mismos los problemas de espacio que tienen en la calle, incluso viéndose obligados a invadir zonas que están prohibidas y señalizadas para evitarlo debido a la falta de espacio.

Uno de los grupos de viviendas más numerosos, las 96 viviendas poseen espacio para garaje bajo sus edificios, que actualmente esa zona está en uso de una empresa la cual la mayoría de los vecinos entrevistados desconocen cómo se procedió a cederle tal espacio, que ocasiona que al no tener alternativa para sus vehículos, sean los más afectados en cuanto a encontrar un lugar donde estacionar en su propio hogar por el mayor número de viviendas sin plaza de garaje ni puerta automática como si poseen otros edificios cercanos de la zona.

La dejadez de las instituciones para ponerle solución ha brillado por su ausencia hasta estos días que esta carencia se ha agudizado debido a que varias zonas donde los vecinos frecuentan aparcar se encuentran en obras, lo que provoca una mayor concentración de estacionamientos en doble fila que imposibilita el uso del vehículo propio en horas nocturnas en caso de urgencia, o imposibilitan utilizar el paso de cebra, o algo tan necesario como cambiar de sentido en zonas de giro que se encuentran invadidas o acceder o salir del barrio por la única vía que existe al tratarse de una calle sin salida, que se torna a menudo en una gran odisea al haber vehículos aparcados en el sentido de bajada al pasar una curva sin apenas visibilidad, situada cerca de la antigua dulcería situada en tal punto, lo que ha supuesto muchos percances a los conductores.

El uso del vehículo propio se ha incrementado debido a la falta de transporte público de calidad que conecte dicho barrio con la capital como antaño, teniendo que desplazarse vecinos con movilidad reducida o no a la zona comercial caminando, que es la que mayor mimo junto a sus alrededores ha recibido últimamente por el claro fin recaudatorio que eso conlleva, mientras los vecinos que viven desde el año 1996, residentes desde hace algo más de 25 años en la zona tienen que caminar durante 20 minutos por zonas sin aceras ni asfaltado para tomar el transporte público que durante los primeros años de vida del barrio les recogía en su puerta.

Los vecinos cansados de la situación han pedido ayuda a la Concejalía del Distrito en reiteradas ocasiones, además de conceder entrevistas a medios de comunicación para denunciar la situación y en vista de la falta de compromiso, desean compartir públicamente esta queja para dejar constancia y que llegue a los organismos competentes responsables de solucionar la situación.